• Cicuta News

Tapadito

Cicuta News - 14/09/2020

Columna: Cicuta

Jaime Flores Martínez

Tapadito

Cobijadito bajo el manto protector del gobernador Bonilla, el secretario de salud de Baja California Alonso Pérez Rico podría transformarse en el “ícono” de la corrupción en el actual gobierno de MORENA.


¡Es el médico querendón!


Sin minimizar el escándalo de “los moches” (estallado al inicio de la gestión de Jaime Bonilla Valdez), el asunto del doctor Pérez Rico destaca por los elogios a su labor que a diario le lanza el gobernador.


Si alguien ignora el asunto, empresarios de Ensenada denunciaron al doctor Pérez Rico por el delito de “fraude y lo que resulte”.


Y es que antes de ser secretario de salud, el doctor Pérez Rico se desempeñaba como Jefe de Prestaciones Médicas de la Delegación Regional noroeste del IMSS.


En ese tiempo acordó darle el gane a una empresa que en el 2019 participaría en una licitación para subrogarle la realización de hemodiálisis para los derechohabientes del IMSS.


A cambio de “hacer ganar” a esa empresa, Pérez Rico pidió el 10 por ciento de las utilidades además de 100 mil dólares en efectivo (de los cuales recibió 61 mil).


Resulta que al ser llamado a formar parte del gabinete del gobernador Bonilla, al doctor Pérez se le olvidaron sus acuerdos y ni siquiera regresó el dinero recibido.


¡Ahí debió configurarse el fraude!


El viernes 28 de agosto Cicuta refirió la información contenida en la denuncia, aunque en el informe diario del gobernador sencillamente se minimizó.


No existe duda que el acusado se siente protegido por el gobernador, aunque este último ha reiterado que en su gobierno “no hay vacas sagradas”.


¡Bueno, hay excepciones!


Y aunque pareciera que al asunto “se le ha echado tierrita” porque nadie se atreve a divulgarlo, el columnista conoció que el proceso judicial sigue su marcha.


En la Fiscalía General del Estado (FGE) la investigación continúa y ahora mismo está en marcha el periodo de pruebas, que por cierto hay muchas.


Además, Pérez Rico debe estar enterado que (a raíz de la denuncia penal) el Órgano de Control Interno del IMSS abrió una investigación para conocer si este hombre cometió más tropelías en el ejercicio de ese cargo.


Quienes observaron la reacción del gobernador y “el médico querendón” a la denuncia aludida, coinciden en referir que el gobernador Bonilla desestimó el asunto al destacar que el abogado de los denunciantes era Enrique Acosta Fregoso, un personaje que (por señalar lo menos) no goza de sus afectos.


Ubicados en este escenario el gobernador debe entender que si acaso Acosta Fregoso “inventó” la denuncia, entonces la autoridad deberá irse contra él.


Si los denunciantes prueban que Pérez Rico los fraudeó, entonces el gobernador tendrá que hacer lo conducente.


En pocas palabras, da la impresión que el gobernador exculpa a su querido colaborador de un asunto que deben precisarlo en la fiscalía.


Maniobras


Luego de lo revelado por Cicuta, llegaron a la redacción algunas fotografías de una conversación que sostuvo un enviado de Pérez Rico con uno de los agraviados en su intento de arreglar el asunto de forma “extrajudicial “.


Seguro que el gobernador no sabe que su médico de cabecera (así le dice) le oculta la realidad, el mandatario le cree y por eso lo protege.


Ah, a Cicuta no le interesa perjudicar a un servidor público que ha demostrado capacidad y constancia, aunque ahora mismo su honestidad no está clara.


Bonilla-Osuna


Pleitazo protagonizan el actual gobernador Jaime Bonilla Valdez y el ex mandatario José Guadalupe Osuna Millán.


Bonilla acusa y Osuna se indigna. Ambos traen un jaloneo terrible.


El gobernador Bonilla debe saber que la sociedad tiene desconfianza porque las acusaciones no pasan de eso.


Nadie duda que esas acusaciones puedan ser ciertas, pero Bonilla debe proceder conforme a la ley. Las palabras se las lleva el viento.


Cicuta no intenta defender a Osuna, nunca lo haría. Solo destacar que la sociedad no cree en palabrería.


Habrá que probar dichos para que la gente crea de nuevo.


Melli


La bilis debió derramársele el martes a la señora María del Carmen Espinosa (alias Melli) al no poder ingresar a una bodega ubicada en la delegación de la Presa Este de Tijuana, donde aparentemente existían miles de despensas.


Doña Melli llegó en tono prepotente y los empleados de allí se negaron a darle las llaves de la bodega.


Esos empleados solo cumplieron con su responsabilidad y uno de ellos afirma que no tienen la obligación de conocer a la síndico.


Algunas versiones periodísticas estiman que a la fúrica Melli la engañaron pues en el sitio no había lo que buscaba.


¡Ni el coraje, pues!


Positivo


Qué bueno que la sociedad de Chihuahua se une en momentos de gran conflicto social.


Resulta que el presidente Andrés Manuel López Obrador le pagará el agua que se adeuda a Estados Unidos a costa de afectar el próximo ciclo agrícola de 11 municipios de Chihuahua.


El diputado local panista Jesús Valenciano —a principios de semana—ofreció un discurso durísimo contra López Obrador, porque la Guardia Nacional reprimió a unos 4000 agricultores que intentaban impedir que sacaran el agua.


El próximo martes podría registrarse una manifestación importantísima en el Zócalo capitalino, donde asistirán productores, agricultores y sociedad civil, acompañados de diputados locales y quizá el gobernador Javier Corral.


Descanso


Debido a que este miércoles es 16 de septiembre el autor de esta columna le informa que estará ausente.


Cicuta estará de regreso el próximo viernes.


¡Felices fiestas!


3 comentarios
  • White Facebook Icon
  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanco Icono de Spotify

© 2020 Cicuta News

Cicuta 

News

Plataforma digital informativa del periodista Jaime Flores Martínez

CICUTA NEWAGIF_edited.png