• Cicuta News

Veloz acusa a Bonilla ante AMLO; le pide intervenir en BC


Redacción

Tijuana.- Jaime Martínez Veloz, aspirante a una diputación local por la alianza Va por Baja California (formada por el PRI, PAN y PRD), acusó al gobernador del estado de una serie de acciones en su contra, por lo que advirtió que "si algo le pasa a mi familia o a mi persona, el directamente responsable, será Jaime Bonilla Valdez".


En una carta de cinco cuartillas que envió al presidente Andrés Manuel López Obrador, hace un recuento de los hechos en los que menciona desde dichos ofensivos del mandatario estatal en su contra, hasta "bajezas y acciones delirantes" en las que menciona la clausura de instalaciones médicas en que se le atendió al sufrir un accidente y se le detectó Covid-19.


Aquí la carta en la que pide intervención de las autoridades federales "para que puedan ser coadyuvantes al regreso urgente y necesario de la estabilidad y la gobernabilidad, en Baja California".


CARTA ABIERTA AL PRESIDENTE DE LA REPUBLICA

Lic. Andrés Manuel López Obrador

Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos

Presente


Señor presidente: usted y yo hemos coincidido varias veces a lo largo de nuestra vida política.


Destaco 4 momentos que se me vienen a la mente.


Recuerdo la primera vez que lo vi en el exconvento del Carmen, en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, al inicio de julio de 1996, siendo usted, presidente del Partido de la Revolución Democrática (PRD), durante la realización de un Foro Especial para la Reforma Democrática del Estado que habíamos convocado los legisladores integrantes de la Comisión de Concordia y Pacificación (Cocopa), en medio de los Diálogos de Paz, entre el Gobierno Federal y el Ejercito Zapatista de Liberación Nacional


La segunda vez que lo recuerdo, fue en el Palacio de Bellas Artes durante el homenaje post mortem que organizó el PRD al ingeniero Heberto Castillo, en el mes de abril de 1997.


En ese momento usted era Presidente del PRD y yo era Presidente en turno de la Comisión de Concordia y Pacificación. Fue un acto vibrante que cimbró la conciencia del país.


La tercera vez que nos tratamos durante el proceso electoral del año 2000, cuando compitió por la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal, cuya candidatura fue impugnada por el PRI, partido al que yo pertenecía en ese tiempo y que funcionarios de aquel Gobierno, quería convencer a mi hermano, en ese tiempo Magistrado del Tribunal Electoral, del Distrito Federal, que votara en contra de su reconocimiento como candidato a la Jefatura del Gobierno de la Ciudad de México, acción a la que mi hermano se negó, porque de acuerdo con las leyes vigentes, la solicitud de su no registro como candidato al Gobierno Capitalino, carecía de fundamento y fue rechazada por 3 votos contra dos.


La cuarta, referencia pudiera ser aquellas elecciones del 2006, donde usted como candidato a la Presidencia de la República y yo como parte de la formula al Senado de la República, recorrimos Baja California de la mano, con la gente sencilla, sincera y audaz que ha poblado nuestro Estado


En algunas ocasiones hemos estado de acuerdo, pero también hemos tenido divergencias. Sin embargo, el respeto entre nosotros nunca se ha perdido.


Eso es algo que le reconozco y que considero no se debe perder, por encima de las diferentes opiniones y perspectivas que cada uno pueda tener respecto de los asuntos que atañen a la vida social y política entre los mexicanos.


En esta ocasión me dirijo a usted para poner en su conocimiento una serie de hechos relacionados con mi persona, pero también con el actual gobernador de Baja California, Jaime Bonilla Valdez, quien se ostenta como su íntimo amigo y bajo ese supuesto ha llevado a cabo múltiples acciones que han perjudicado la paz social tanto a nivel estatal como municipal, y han roto las más elementales reglas de la convivencia regidas por el derecho y la razón, incluso a nivel personal, como lo es mi caso.


El pasado 7 de noviembre del 2020 sufrí un accidente automovilístico en La Rumorosa ocasionado por una pipa que quedó atravesada a lo ancho de toda la carretera, por lo cual un camión llegó e impactó la camioneta en que viajábamos mi esposa, mi hijo y yo.


Ese hecho, pecando de buena fe, podría decir que no tendría nada de extraordinario, sería un accidente más como tantos que ha habido en esa carretera. Lo que sí se sale de la norma es que el hospital al que fui llevado después de ese accidente a que me atendieran, en la ciudad de Tecate, al día siguiente de que me recibieron fue clausurado por las autoridades sanitarias estatales.


Al mes siguiente, el 24 de diciembre, mi automóvil me fue robado a las afueras de mi casa, en Tijuana. Levanté el acta correspondiente en el Ministerio Público, y al enterarse de ese hecho el gobernador Bonilla Valdez en su cotidiana conferencia mañanera en lugar de ordenar darle celeridad a la investigación del delito comentó que “¿de dónde o cómo había obtenido yo recursos para tener un vehículo de tanto valor?”, poniendo con ello en duda mi honestidad, pero sin tomarse la molestia de investigar que dicho automóvil lo compré con un largo crédito de 60 meses.


Aclaración aparte, la responsabilidad del Gobernador es cumplir la ley, y encontrar mi carro robado, el cual hasta la fecha no aparece.


De la vigilancia hacia mí que de manera cotidiana percibo de parte de sujetos poco aptos para pasar desapercibidos, sólo la menciono para que quede constancia.


Al momento en que me fue detectado el virus, en una prueba que se me realizó en dicha clínica, mi amigo me estabilizó, y me refirió a la clínica del Seguro Social que me corresponde, encontrando una buena y diligente respuesta de parte de las autoridades de esa Institución de Salud


A través de mis redes sociales, informé dónde y cuándo me habían detectado el virus, para alertar a la gente que había estado en contacto conmigo y así prevenirlos y a la vez tratar de cortar la cadena de contagio.


El primer intento de clausura de la clínica de mi amigo no lo pudieron realizar los empleados a las órdenes de Bonilla, porque lo hicieron con base en unos oficios mal hechos por cuyos errores vieron frustradas sus ilegales intenciones.


Sin embargo, después regresaron con los oficios corregidos y clausuraron la clínica acusando a mi amigo de dar servicios anti Covid 19, cuando en realidad lo que hizo fue hacerme los análisis que se le realizan a toda la gente que ingresa a su clínica, lo cual no está prohibido, sino que es indispensable como corresponde a la ética de los profesionales de la medicina.


Señor presidente: se dice que cuando algo sucede una vez, es una casualidad; que, si algo parecido sucede dos veces, puede ser coincidencia, pero que, si algo similar pasa tres veces, eso ya es una tendencia.


Por lo hasta aquí relatado le hago saber que de parte del gobernador Jaime Bonilla Valdez hacia mí hay una tendencia persecutoria, una campaña de acoso, la cual él ha llegado hasta a justificar con el argumento de que a usted no le gustó que yo hubiera demandado ante la justicia mexicana al ex presidente de Estado Unidos Donald Trump por un fraude que él cometió en contra de cientos de ciudadanos bajacalifornianos, nacionales y extranjeros Yo eso no me lo creo, y de usted tampoco lo creo.


En el caso específico de mi problema de salud por el virus que, a mí, como a millones de mexicanos nos ha perjudicado, no dejo de reconocer que el Instituto Mexicano del Seguro Social, al cual estoy afiliado, me ha atendido con diligencia, lo que me deja más claro que son las autoridades estatales, encabezadas por Jaime Bonilla, actuando como un vil y grotesco virrey, las que están actuando en contra mía, sólo por no prestarme a seguirle el juego en sus arbitrariedades.


Las bajezas y acciones delirantes que Jaime Bonilla Valdez ha cometido, en su por fortuna breve periodo de gobierno, le informo que las ha hecho bajo el supuesto respaldo que dice tener de parte suya, señor presidente, ante lo cual yo, como infinidad de ciudadanos de esta entidad, y del municipio de Tijuana, no dejamos de sorprendernos por la tolerancia que ha mostrado la federación como para permitirle a Jaime Bonilla intentar cometerle un fraude a la Constitución, como lo indicó el fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación ante el intento de alargar su periodo de gobierno de 2 a 5 años.


Los atropellos a la ley, a la razón y a las más elementales reglas republicanas de convivencia política que Bonilla Valdez comete de manera contumaz aparecen en los medios de información de manera cotidiana. Como ciudadano aquí le pongo en conocimiento algunos de los que tienen que ver conmigo, desde mi lecho de enfermo, y sólo para que quede constancia, pero también para que ya en definitiva nos enteremos quienes vivimos en Tijuana y en Baja California a qué atenernos, de parte suya, pero también del que presume ser “su protegido”, Jaime Bonilla Valdez y que esta semana a declarado textualmente “que se dedicará en sus espacios a golpear a sus adversarios políticos”


Por todo ello, para dejar constancia, hago de su conocimiento estos hechos, para que las autoridades del Gobierno Federal, puedan ser coadyuvantes al regreso urgente y necesario de la Estabilidad y la Gobernabilidad, en Baja California.


Es necesario y urgente detener las diferentes crisis que atraviesan nuestro Estado


Por último, aprovecho la presente para decirle, que estoy convencido de que, si algo le pasa a mi familia o a mi persona, el directamente responsable, será Jaime Bonilla Valdez.

Agradeciendo su atención, me despido,

Atentamente

Jaime Cleofas Martínez Veloz

Tijuana, Baja California, a 6 de marzo del 2021

1 comentario
  • White Facebook Icon
  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanco Icono de Spotify

© 2021 Cicuta News

Cicuta 

News

Plataforma digital informativa del periodista Jaime Flores Martínez

CICUTA NEWAGIF_edited.png